sábado, 17 de julio de 2010

¿Debe llevar la factura que emitimos una retención de IRPF?


(artículo actualizado según Real Decreto 20/2012 del 14 Julio).
Vea aquí un resumen de la Agencia Tributaria sobre las reformas




En numerosos foros, pero también muchos clientes y otras personas, se detectan dudas a la hora de saber cuándo debe aparecer en una factura, una retención en concepto de I.R.P.F. Por esta razón, desde Témpora, nos animamos a lanzar este artículo que intentará aclarar las dudas y preguntas que más frecuentemente se plantean.

Para comenzar, debemos entender que el I.R.P.F., son las iniciales de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. El Estado, para no tener que esperar a cobrar el impuesto de todo un año y de una sola vez en las declaraciones de la renta que se confeccionan aproximadamente en Junio de cada ejercicio, introduce la obligatoriedad de que se hagan pagos a cuenta durante el año.

Hablando de forma más concreta, para que los pagos a cuenta no sean cantidades arbitrarias, la Hacienda Pública establece un sistema por el cual obliga a que los trabajadores, profesionales y los arrendadores de locales comerciales (no viviendas) vayan aportando mediante cantidades retenidas en facturas y otros documentos, un porcentaje de sus ingresos (nominas o facturas de alquiler, según de quién se trate).

Así las cosas, volviendo al objetivo del artículo, ¿cuándo debemos emitir una factura con una retención de I.R.P.F.?.



Arrendadores:

Todas las personas físicas y todas las sociedades limitadas, anóninas, etc., que tengan alquilado un inmueble (arrendadores) dedicado a cualquier actividad económica, deben emitir facturas a sus arrendatarios con retención de I.R.P.F., excepto si estos inquilinos son particulares a los que se les alquila una vivienda.
La retención ha de ser del 21% sobre la base imponible.

Profesionales independientes (aquellas profesionales a los que se requiere una titulación universitaria):

Todos los profesionales (abogados, consultores, notarios, arquitectos, etc.), si ejercen su actividad como persona física (no han formado una sociedad profesional), deben emitir a las empresas sus facturas incluyendo la retención de I.R.P.F., pero NO deben incluirla en facturas a particulares que no ejerzan una actividad económica.

La retención ha de ser del 21% sobre la base imponible (desde el 1 Sep 2012), aunque en los tres primeros años de la actividad puede aplicarse si se desea el 9%.

Sociedades Limitadas, Anónimas:

Las sociedades mercantiles, excepto en el caso de que sean arrendadores (ver primer punto), NO deben emitir facturas con retención de I.R.P.F. El motivo es simple: las sociedades tributan mediante el Impuesto de Sociedades y sus pagos a cuenta se hacen por este concepto y no por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

En cuanto a la excepción por la que una Sociedad Limitada, Anónima, etc. SI incluye una retención en sus facturas emitidas en el caso de que sea en concepto de arrendamiento, decir que la cantidad que le retiene su inquilino, la sociedad la puede considerar como pago a cuenta del Impuesto de Sociedades. Es una especie de "incongruencia" (una retención de I.R.P.F. que, sin embargo, se considera a cuenta de otro tipo de impuesto) necesaria, puesto que Hacienda quiere controlar al completo todas las rentas cuyo origen es el arrendamiento.


Hay que aclarar una cosa muy importante y curiosa: Hacienda obliga a la empresa que recibe la factura (es decir, la que retiene la cantidad a la entidad que la emite) a efectuar la mencionada retención y después hacer la correspondiente liquidación depositando el dinero en sus arcas cada tres meses, pero NO obliga a la empresa emisora de la factura reflejar el I.R.P.F. en la factura.

Las empresas obligadas a retener (las que reciben la factura) deben efectuar las liquidaciones los primeros veinte días de los meses de Enero, Abril, Julio y Octubre de cada año mediante la cumplimentación de unos impresos determinados, según sean trabajadores y profesionales (Modelo 111) o bien arrendamientos (Modelo 115).


No obstante lo dicho hasta ahora, hay que tener en cuenta que hay explicaciones y también excepciones para casos más complejos y menos frecuentes. Todo ello debe consultarse en el siguiente enlace:


Cuadro-resumen IRPF (Cámara de Comercio)

Si te ha parecido interesnte el artículo, te rogamos lo votes más abajo. Muchas gracias.

José Manuel Pomares
www.temporaconsultores.com